Flores del desierto (Migración)

Por cada metro recorrido de este desierto,

más largo que la probabilidad de regresar

y sentir mi cabeza sobre mi vieja almohada,

me persigue la sombra intacta de mis hijos,

una esposa honrada que le tiemblan las manos

y que cada vez que mi cobarde conciencia

la trae a la vida, me bendice con sus lágrimas.

Reside en mí y en ellos un miserable hueco

que apareció cuando cambié el pan de la alacena

por ilusiones que se evaporan cada vez

que me quito el sombrero y alzo la mirada al sol.

Ese hueco que me azota la energía es tan celoso;

no deja dormir, ni pensar y quiebra al amor

como el frágil cristal que verdaderamente es.

“Si el viento no corre contigo, corre para el lado

en  que lo hace él” Sabias palabras de mi padre

que vió en carne viva al gran muro que ahora

tengo en frente mío. ¿Habrá sido él feliz?.

O habrá extrañado los consejos de mi madre,

esos que el el frío y la miseria no dejan que escuche.

Por cada metro recorrido, voy dejando flores

para que aquél al que se le doblen sus rodillas

o le flaqueen los recuerdos y extrañe a su familia

las recoja con sus últimas fuerzas y haga un ramo;

así al llegar a casa lo entregue a la mujer que rezó por él.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s