Que las noches sigan siendo noches

Nuestro camino iba de azul, tan perfecto,

que las noches se convertían en días

cuando lo que no podíamos era dormir

por estar al pendiente del otro, de uno mismo.

No había tráfico alguno para que la paz demorara tanto,

ni necesitábamos de puentes para transportar nuestras caricias.

Ahora sólo deseo que las noches sigan siendo noches

para no despertar y notar tu ausencia

o endulzarte con el más feliz de los recuerdos

para engañarme y creer que fuiste el más sano de los hábitos.

La incertidumbre y mente se volvieron en mi contra

y recrearon un millón de posibilidades de tus pasos porque aceptan la inmensidad del universo;

mi debilidad ante tus palabras.

Lo único infinito aquí son las ganas de volver al pasado

y quitarle el filo a los errores

para que ya no me apuñalen la conciencia

cada vez que recurro a ellos con la intención de invocarte,

aunque no tenga razón en hacerlo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s