De la soledad y el desengaño

¿Por qué la soledad se presta al desengaño?,

a la desnudez del cuerpo confundido por sus prendas,

a la ceguera producida por confrontar al sol frente a frente.

No hay respuesta para tal incertidumbre

mientras no busquemos fuera de la cama

o sacudamos nuestros sueños inalcanzables

que en algún momento sólo fueron una molestia sobre la cabeza.

No me resisto a fingir que lo sé todo,

mucho menos por la incuestionable existencia del semidiós

que represento por tener una consciencia a veces imprudente,

el menester de fijar la vista en el finito espacio

y gritar basta cuando la injusticia corroe la verdad con sus mentiras.

Sólo por eso no puedo resistirme a la tentación del yo ante el saber,

aunque a veces no sé ni lo que siento.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s