Lo efímero y su contradicción

Que el miedo te ponga tras las rejas,

te mire con desprecio

y sin decir una sola palabra

reveles la verdad.

Los años han pasado.

Se ha escapado tu prisionero, aquél al que llamas vida

que de vez en cuando alimentabas con fracasos.

Te has dejado seducir por lo efímero del tiempo

a tal punto de dejarte atrapar entre sus sábanas

y obsequiarte un reloj de pila

para que midieras tu juventud, rostro intacto

y no malgastaras las horas que te restan; amando.

Que efímero te has vuelto, amor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s