Sabor de la opresión

¿A qué saben las voces libres,

la justicia desatada,

el ciudadano sin temor?.

¿A qué saben las penas sin consuelo,

un sombrero sin cabeza que cubrir,

la libertad desierta

las leyes con vestido blanco y manchas de café

derramado por la insensatez de una burocracia?.

¿A qué sabe la palabra en soledad,

una mirilla sin dirección que apuntar?

¡Dime a qué sabe porque no lo sé!

Mi sentir ha sido mutilado por las cuchillas del poder,

ya no veo, siento, huelo o escucho a la patria alegre,

aquella patria, la que sus amantes presumen.

Hombres cardiacos y uno que otro letrado

le han mentido a la verdad, a tantos esclavos

que en su trabajo de cargar a una nación en las espaldas

sudan promesas que se les resbalan por las piernas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s