No quiero que regreses

Ahora que no estás, el clima ha pintado de luto a ciudades enteras,

y nos ha dejado en un letargo sin sensación;

veo el pronóstico y el gesto de incomprensión del reportero

porque no sabe que decir.

Ni yo lo sé.

¿Será que las estaciones se han marchado? De seguro fueron tras de tí.

Veo a los más rebeldes incendiar sus abrigos y tirar por la ventana sus ridículos calentones.

No encuentran sentido en usarlos desde que el frío dejó de existir.

“Es diciembre, debería de hacer frío” mi mente repetía en cada paso que daba

para huir de tí cada vez más lejos.

No quiero que regreses. Hay suficientes preguntas sin respuesta

que prefieren agonizar en silencio que ser desvestidas por tí.

No quiero que regreses. Sólo quiero que te lleves ese luto

que ahuyentó el frío de la ciudad, que confundió a las estaciones

y llenó a los reporteros del clima de incomprensión.

No quiero que regreses.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s